lunes, 17 de junio de 2013

Introducción


El Compromiso Articular Temporomandibular (CAT) y el Síndrome del Músculo Temporal (SMT) son dos patologías muy comunes pero de reciente descubrimiento. El CAT fue comunicado por primera vez por el Dr. José Larena-Avellaneda Mesa en octubre de 2000 en el XXXVIII Congreso Internacional del CIRNO* (Valencia), y el SMT en la I Reunión del Foro Interdisciplinar de Dolor Cráneofacial y Oral en el año 2010, Oviedo.

La Enfermedad de la Evolución del Aparato Masticatorio Humano (EEAMH) se comunicó por primera vez en noviembre del 2013 en el 51 Congreso CIRNO* en Santiago de Compostela por el Dr. J.Larena-Avellaneda Mesa 

*El CIRNO (Club Internacional de Rehabilitación Neuro-Oclusal) es una Sociedad Científica adscrita al Consejo General de Dentistas de España.

Diferentes cefaleas diagnosticadas como migrañas y tensionales, cuadros de mareos o vértigos, Síndrome de Meniere, Neuralgia del Trigémino, Parálisis Faciales Periféricas, Sindrome de la Boca Ardiente, etc. en realidad son síntomas de estas patologías: CAT y SMT.


El drama de los pacientes que lo padecen surge cuando su problema queda sin diagnóstico o es diagnosticado como una “enfermedad difícil”, de rara curación, cuya solución se limita a seguir un tratamiento farmacológico de por vida.

En general, puede decirse que el problema asociado al CAT tiene que ver con una falta de espacio para que el músculo temporal y/o la propia mandíbula puedan llevar a cabo sus movimientos normales durante la masticación, fonación, etc. El músculo temporal puede quedar atrapado en el orificio cigomático, y la mandíbula golpear, dada su proximidad, al maxilar superior; tal impacto produce una sensibilización nerviosa desencadenante de dolor de cabeza y mareos, entre otras molestias.

El tratamiento del CAT ofrece la solución definitiva al problema, pues resuelve la causa de la patología para que el dolor o mareos no aparezcan, aplicando para ello un tratamiento postural, dental, aparatología o quirúrgico que elimina definitivamente la limitación de los movimientos mandibulares causante de la patología.

Esta solución permite a nuestros pacientes con tratamientos neurológicos basados en fármacos antimigrañosos (triptófanos), el NO tener que recurrir a éstos en adelante, al quedar resuelto el origen de su dolencia, con la consecuente desaparición del dolor de cabeza, mareos y otras molestias relacionadas.

La incidencia del CAT es muy alta: 2 de cada 10 individuos lo padecen y afecta más a las mujeres que a los hombres, en una proporción de 4 a 1.